VACÍO, DECEPCIONADO, HUMILLADO…

Fueron meses que fue sintiendo una ansiedad feliz en su interior, convencido que se iba aproximando cada vez más al corazón de ella. Altibajos siempre sujetos a la lucha interior entre sus esperanzas y deseos con la realidad y la incertidumbre del no saber.

Las palabras de ella nunca se definían, las pocas palabras de ella nunca se definían y, cuando aparecían, aún le creaban más confusión.

Desconocía lo que iba a pasar, desconocía lo que pasó, sólo vio, de repente, que las esperanzas se hundían en el vacío que ella le produjo al cerrar todas las puertas, sin contemplaciones, sin atisbo de caridad, con la excusa del niño que harto de jugar y quizás perder, se vuelve a casa llevándose el balón disfrutando de sentirse ganador al dejar a los demás colgados y sorprendidos, pero reclamando para sí todos los dolores del mundo, mostrándose como el único afligido.

Necesitó de una tercera persona para abrir los ojos, para darse cuenta que todas aquellas palabras que adornaban sus escritos, sus poemas, eran huecos. Cegado estaba con lo que creía que ella expresaba, la veía tierna, sensible, con mucho amor que le llegaba a rebosar. Pero no, eran fachada, las palabras podía llegarte adentro pero no salían desde dentro, eran la pantomima de su personaje, la imagen que vendía, aquella imagen que le subyugó, que le enamoró, creyó que sería su salvador y se ahogó en un mar de mentiras.

La decepción le fue consumiendo, ahora, cada vez que la volvía a leer se daba cuenta de su error, del engaño, y la rabia apareció.

“Estoy seca…”, “nunca voy a querer a nadie…”, “nunca me querrán…”, “siempre estaré sola…” y así hasta infinito. Él, la intentaba consolar, animar, creyó en esas palabras donde creía ver el inicio de su relación, duradera, intensa y profunda. Le abrió su corazón hasta que se desgarró en mil mitades. Le hubiera dado cualquier cosa por no verla sufrir, por ella, por su familia, por sus amigos… Se desnudó hasta que quedaron visibles sus huesos.

Mientras todo esto ocurría, las fotos de ella inundaban redes y galerías, mostraban felicidad, ausencia de esa soledad tan anunciada, pero se auto convenció que esas imágenes eran realmente la fachada, que su verdad sólo se la mostraba a él, por la confianza que por él sentía, sino ¿qué sentido tenían sus lamentos?

Y esa tercera persona le volvió a abrir los ojos, le hizo ver que le estaban tomando el pelo, que le habían vendido humo, el dolor se intensificó.

Sus sentimientos fueron la chanza de amigos, de aquella pareja que no podía existir y de quien sabe cuanta gente más. La rabia que apareció en su momento tornó a humillación, que aumentó al haberle cerrado todas las vías de comunicación. Aquella ansiedad feliz se convirtió en una ansiedad suicida.

Pasaron los días, la calma fue abriéndose camino. Su experiencia le indicaba que saldría adelante, que todo quedaría atrás. En el fondo sabía que ella nunca le habría querido, porque no podía ofrecerle nada pues nada tenía, reconoció en esa persona lo que había vivido en otras ocasiones, lo material imperaba disfrazado de nobles sentimientos, y aquellas palabras no importa la edad, no importa el físico… ya.

Se alegró triste y penosamente, pues sabía lo que le iba a pasar, pero claro, quizás no, quizás la persona que era realmente encajaba en esa situación, pero no lo creyó, su intuición le indicaba otra cosa. Pensó ¿y si volviera…? Sonrió, sus sentimientos estaban más vivos que nunca, su recuerdo no era tal, estaba presente en cada aspiración, en cada palpito, en cada cajón que decía Serrat, sabía que reincidiría a pesar de haberse sentido vacío, decepcionado y humillado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s